¿EXCESO DE AUTOCONTROL?

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someonePrint this page

14388818_10210972268452855_533866001_n

Conceptos como la autogestión, autocontrol, o disciplina están hoy a la orden del día. A priori son conceptos positivos que debemos aplicar y potenciar en nuestra vida de cara a conseguir objetivos y metas. Sin embargo en ocasiones, la incapacidad de llevarlos a cabo produce depresión o cierto tipo de trastornos, de hecho, el exceso de autocontrol está estrechamente relacionado con comportamientos obsesivos compulsivos, trastornos de alimentación y fobias.

Un gran ejemplo de esto es la presión que nuestra sociedad ejerce, principalmente en la mujeres, por la exigencia de perfección física. Niñas de 12 años que no comen por alcanzar su peso deseado, adolescentes que pasan por quirófano, o personas que pasan largas horas de duro entrenamiento físico, tan solo por gustar a otros.

Pero no sucede solo con “la belleza”, también con la eficacia profesional o intelectual, incluso en las áreas más personales. Gestionar correctamente el tiempo y mantenernos constantemente ocupados, ampliar nuestro conocimiento de forma continuada, destacar en nuestras áreas de trabajo, ser productivos y eficientes, son algunas de las obligaciones que nos marcamos en esta competitiva sociedad. Incluso a nivel personal y social hemos llegado a un alto grado de exigencia de ser, o parecer, buenas personas, honrados y educados.

En definitiva, debemos ser guapos, inteligentes, profesionales, empáticos y simpáticos.

Pero ¿qué pasaría si nadie nos observara?, ¿si no tuviéramos que medirnos con otros, y nadie pudiera juzgarnos? Pues la respuesta es que somos más sociales cuando el “Big Brother” nos mira. Conclusión a la que llegaron algunos científicos como Ernst Fehr o Daria Knoch, después de varios estudios sobre las diferencias de comportamiento humano, en base a si se está o no siendo observado.

Como he mencionado anteriormente, el autocontrol es positivo, pero debemos estar atentos a las señales para saber si nos estamos excediendo. Lo más recomendable es que escuchemos a nuestro corazón, o mejor dicho, a los marcadores somáticos.

Los marcadores somáticos

Son impulsos emocionales que aparecen de forma espontánea cuando nos imaginamos una situación. Miedo, agobio o parálisis son algunos de ellos, en este caso negativos; alegría o serenidad serían positivos. Por supuesto estas sensaciones están ligadas a experiencias y somos nosotros mismos los que le damos una valoración positiva o negativa. Acciones como conducir, trabajar durante muchas horas, o hacer dieta, podrá ser agradable o desagradable dependiendo de la persona.

Si lo que deseas es conseguir objetivos a largo plazo, el autocontrol (bien gestionado) a corto plazo es tu gran aliado, para ello te dejo algunas recomendaciones bastante útiles:

Evita el alcohol. El alcohol disminuye la capacidad de autocontrolarse.

Focaliza. Tenemos demasiadas cosas en la cabeza y lo mejor es canalizar tu energía en la meta.

Concentración. Una buena práctica para aumentar el autocontrol es la meditación. La gente que medita sabe centrarse mejor en el “aquí y ahora“ y no se distrae con tanta facilidad.

Economiza tus esfuerzos. Si te ha costado mucho realizar una tarea, probablemente tengas menos autocontrol para la siguiente.

Cree en ti. El cerebro cree lo que tú le cuentas y es la herramienta más potente que tienes, úsala a tu favor.

Determina una acción-reacción. “Si alguien me ofrece un cigarro, lo rechazo”. Hay que crear un vínculo entre el momento crítico y tu respuesta.

Conclusión

Vivimos en una sociedad muy exigente y cada vez esperamos más los unos de los otros, también de nosotros mismos. Trabajar demasiado, hacer mucho deporte o comer siempre sano, no tiene sentido si no nos sentimos felices con ello. Escuchar a nuestros marcadores somáticos nos ayudará a identificar nuestras metas de las ajenas, y saber si estamos en el camino correcto.

“Primero formamos los hábitos y luego ellos nos forman. Conquiste sus malos hábitos o ellos los conquistaran a usted.” – Rob Gilbert-

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someonePrint this page

Deja un comentario