LA COMPLEJA PERO NO IMPOSIBLE “Misión-Visión” EN LA MARCA PERSONAL

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someonePrint this page

En el marketing empresarial se trabaja con conceptos como Objetivos, DAFO, Misión y Visión, etcétera. Ahora estos mismos conceptos se trasladan al marketing personal y está bien si queremos definir las características de la marca de una manera convencional. Pero las cualidades y atributos de una persona no son sencillos de definir y para que la marca sea auténtica habrá que bajar hasta las profundidades del “iceberg” y ver qué nos encontramos allí. Para ello el marketing requiere apoyarse en otras disciplinas más humanistas, como puede ser la psicología o el coaching.

¡Sería estupendo poder definir fácilmente quién eres y qué deseas aportar al mundo! Pero la realidad es muy distinta.

Estamos en una sociedad gobernada por un “Súper”, parecido al de Gran Hermano, yo lo llamo Ego colectivo. Éste nos dice qué podemos hacer, cómo debemos comportarnos y cuáles son las pruebas que tenemos que pasar para ser “aceptados” en esta sociedad tan estructurada. Es decir, nuestro cerebro está lleno de condicionantes y creencias que nos han grabado “a fuego” desde la más tierna infancia. Sin embargo, con el boom del Personal Branding, las preguntas que recorren los blogs para definir tu Marca personal son “quién eres”, “cuál es tu propósito”, y “cuáles son nuestras fortalezas y debilidades”…, y yo siempre pienso: buena pregunta para quién sepa contestarla.

 Con esta reflexión no quiero decir que el método no sea válido, de hecho, lo es. Pero no podemos olvidar, por muy profesionales del marketing que seamos, que el ser humano es muy complejo. Saber quién eres y cuál es tu propósito te puede llevar toda una vida. Depende de tu nivel de consciencia y de la capacidad que tengas de llevar información del inconsciente al consciente. Por supuesto, con ayuda profesional siempre es más fácil.

Aportando un poco de claridad

La Misión tiene mucho que ver con compartir, es decir; ¿qué tienes para dar a los demás? La Visión se relaciona con los deseos, los ideales. Ambos conceptos son muy profundos y requieren, valga la redundancia, una profunda reflexión. Es importante averiguar si son tuyos o inculcados por otros; los famosos “debería ser”. A veces para hallar respuestas hay que quitar unas cuantas capas de cebolla llamadas creencias, incluso paradigmas.

¿Cómo se hace esto? Filosofando sobre ti mismo. Practica el arte de cuestionarte, pero sin juicios. Poco a poco aparecerán respuestas y tu nivel de autoconocimiento crecerá. Al principio te puede resultar un poco raro, pero como todo en esta vida, es práctica. Por supuesto, con ayuda de un coach, psicólogo o terapeuta será más sencillo y rápido.

¡Y esto no es todo!

Aún llegado el punto en el que las respuestas salen a la luz y ya sabes cuál es tu Misión y Visión, ya estás listo y dispuesto a darlo todo en tu proyecto y tu marca… ¡y por fin dejar tu huella en el mundo!

Ahora llega la parte más interesante, la de ser honesto contigo mismo.

Antes de dejar tu legado y entregar tu conocimiento y know-how… Antes de dar a los demás, pregúntate si realmente te tienes, porque para darse hay que tenerse.

Puede que no todo el mundo entienda este post, o mi perspectiva, lo que pretendo que se entienda es que las Marcas Personales no son Sociedades Limitadas, son personas; con sus sueños, miedos, limitaciones, con sus luces y sus sombras; con toda la complejidad que implica ser un ser humano.

Este post es una invitación a construir Marcas llenas de honestidad, de sinceridad, de verdad, de autenticidad. Porque cada vez no hay más Marcas, hay más replicas. La autenticidad es una forma de vida y es tu mejor carta de presentación. 

 

 

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someonePrint this page

Deja un comentario