fbpx

LA ESTRECHA LÍNEA DE LA VULNERABILIDAD

Aprender a mostrarnos tal y cómo somos y expresar emociones sin sentir que estamos “vendidos” no es tarea fácil. La vulnerabilidad es delicada y tiene una línea muy estrecha que no deberíamos traspasar.

Detrás de algunas frases como “Yo soy muy reservado” o “No me gusta que la gente sepa sobre mi vida privada” se esconde un tremendo miedo a ser juzgado y/o no aceptado. Otras personas piensan que mostrar emociones es un signo de debilidad y en el peor de los casos que significa otorgar a otros el poder de hacerte daño una vez que son conocedores de tus debilidades.

La única verdad detrás de todo esto es que no se tiene una relación saludable con las emociones; no se aceptan, no se validan o se rechazan directamente. Recordad que siempre os digo que lo que es adentro es afuera y viceversa. 

Lo más común en este tipo de casos es utilizar las diferentes máscaras que tenemos. Yo recuerdo que cuando era jovencita y salía a la luz una situación romántica que me afectaba, solía adoptar una actitud muy frívola. Era la máscara que yo usaba para no sentirme expuesta y vulnerable. Te invito a que busques las tuyas 🙂

Sin embargo, sentirse incómodo ante algo que nos mueve emocionalmente y aún así hablar con total honestidad e integridad sobre ello, sin esconder nada, es una oportunidad de crecimiento tremenda. De hecho, considero que si algo te aporta es, además de la conexión real con otras personas, ¡una sensación de libertad como pocas! 

Guardar, esconder emociones es encarcelar una parte de ti que necesitará ser expresada para liberarse.

Sin duda recomiendo a todo el mundo y siempre lo hago con las personas que trabajan conmigo en sesiones o formación, que trabajen en naturalizar y expresar las emociones que más les cueste. Una vez que lo hacen se dan cuenta que no es para tanto y que efectivamente es un acto liberador.

Ahora…(muchos puntos suspensivos), todo tiene un límite. Llamar a tu ex por décimo novena vez y decirle que estás desesperada o desesperado y que lo amas o la amas con locura NO. 

Dejar espacio a la vulnerabilidad no va de eso, sino de expresar con claridad y asertividad lo que tú sientes y con una sola vez debería ser más que suficiente.

Entonces.., ¿cuál es la estrecha linea de la vulnerabilidad?

La delgada línea está en el momento en que exponerte va en contra de tu Amor Propio (no confundir con «ego reactivo») y por lo tanto de tu Autoestima. Cuando hablo de “exponerte” me refiero a permitir que la situación te dañe.

Volviendo al ejemplo de llamar al ex. Lo primero deberías preguntarte, antes de descolgar el teléfono, “¿Qué sucederá si no obtengo la respuesta deseada?”. Si la respuesta es “Liberada independientemente del resultado”, ¡adelante!… pero si la respuesta es “Mal” estarías poniendo a merced de terceros tus emociones y cediendo tu poder personal. 

Parece sencillo pero sé muy bien que no lo es tanto, requiere mucha presencia y detectar si en temas de vulnerabilidad pecamos por exceso o defecto. 

Si quieres saber más sobre este tema te recomiendo LA GUIA PRACTICA DEL AMOR PROPIO donde no solo te explico con más detalle, sino que te doy acciones concretas y ejercicios para mantener tu autoestima alta.

Me encantará, como siempre, leer opiniones y comentarios.

Inma Brea

Deja un comentario

WhatsApp chat