LA VERDADERA OPERACIÓN BIKINI

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someonePrint this page

Operacion bikini

Con la llegada del verano llegan las tensiones por lucir en bañador o lo que es peor, ¡en bikini!, y es natural dado el nivel de autoexigencia que hoy en día nuestra sociedad nos impone, en este y otros ámbitos de la vida.

Todas las mujeres y cuando digo todas quiero decir todas, tenemos en algún momento conflicto con nuestro cuerpo. Cuando digo “en algún momento” es porque nuestro cuerpo está en constante cambio, interna y externamente.

Por una parte, las mujeres sufrimos cierto acoso social que nos empuja a alcanzar la perfección física; algo que resulta, créanme señores, insoportable. Realmente es muy difícil escapar a ese sometimiento mental que ejercen los estereotipos de belleza actuales.

Es muy importante para nuestra salud física y emocional reconciliarnos con nuestro cuerpo, aceptarlo, quererlo y sobre todo respetarlo.

Quiero compartir con vosotras algunas herramientas que nos ayudarán a liberarnos de las presiones estéticas que en estos días nos acechan. Por supuesto, aunque estas recomendaciones las he escrito pensando en nosotras, los hombres también podéis hacer buen uso de ellas.

La verdadera operación bikini
  1. Céntrate en tu mundo interior. No podemos vivir continuamente de piel hacia afuera. Escucha que tienes que decirte a ti misma, práctica el dialogo interno.
  1. Obsérvate y acepta lo que ves. No niegues mirar esas fotos en las que sales menos favorecida, ni mirarte en el espejo porque no te gusta lo que ves. Observa cada detalle de tu cuerpo, pero hazlo desde el amor y no desde el reproche.
  1. Céntrate en la unidad corporal. No te centres en partes específicas de tu cuerpo o siempre encontrarás algo que no te guste.
  1. Olvídate de los referentes actuales de belleza. Detrás de cada modelo perfecta hay una campaña de marketing que quiere vender algo y eso nada tiene que ver con la esencia femenina en sí.
  1. Sedúcete a ti misma. El atractivo no solo es físico; tu sonrisa, tu mirada, aquello que dices y cómo lo dices.

¡Empodérate y disfruta el verano!

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someonePrint this page

2 thoughts on “LA VERDADERA OPERACIÓN BIKINI

  1. Aprovechando q son las 4 de la mañana y se me ha quitado el sueño porque unas vecinas EstadoUnidenses (turistas supongo) y super ebrias pues me han quitado el sueño, asi q entrando aqui vi otro post q publicaste sobre Agape y me parecio interesante.. Ciertamente ya lo habia escuchado, me suena el termino, pero se me paso indagar. Pero en cuanto a este post, creo que en realidad no es que en un momento determinado meramente las mujeres tienen una lucha con su cuerpo.. Yo creo que esto es permanentemente, y es mientras aun la mujer sexualmente, se siente o considera activa por decirlo, considero q influye ello y quizas otros factores q no descarto el ego. Creo que todo esto baja mas, cuando alcanzan quizas una edad mayor, aunque asumo no es una regla general. Pero no creo q sea o suceda de forma tamporal, yo creo que es casi la mayor parte del tiempo y se empieza a agudizar en la adolescencia. No hay mujer a los 40 q quiera lucir sus canas o su cabello natural, se que ni hablar la mayoria. Considero que son pocas personalmente, q estiman y aprecian este tipo de cosas fisicas quizas de un modo mas superado o maduro y comprenden incluso mucho mejor el paso del tiempo y lo que valen como mujeres, si estar sujetas meramente a lo fisico. Pero asumo que son poquisimas o escasas, la mayoria siempre quizas por algo propio de nuestra naturaleza, pues en mas o menos medida, tiene ese tema pendiente con el ego en parte, no olvido que siempre también esta la presion social constantemente asechando. Saludos.

    • Edelin, muchas gracias por tu comentario. Estoy totalmente de acuerdo contigo. Cuando digo “en algún momento”, me refiero a que incluso las mujeres más bellas del planeta, según los estereotipos actuales, tiene problemas con su físico tarde o temprano, como bien apuntas tú.Por supuesto, un ego mal educado es lo que nos hace caer en estas trampas. Estamos muy sometidas a una gran presión a nivel físico y es un factor en contra de nuestra autoestima. Te mando un saludo. 🙂

Deja un comentario