IDENTIFICA LAS MASCARAS QUE TE IMPIDEN SER TU MISMO

 

Somos lo que escondemos tras las máscaras.

Todos tenemos máscaras, incluso las personas aparentemente más autenticas y las que afirman no tenerlas…, ¡también las tienen!

Si no eres consciente de ello y mucho menos eres capaz de identificarlas, simplemente te falta autoconocimiento.

La primera vez que me hablaron de las máscaras me asusté muchísimo, lo sentí como algo oscuro. No podía evitar relacionarlo con la mentira y la ocultación. Con el tiempo entendí que nada tiene que ver y que tienen su práctica función.

¿Qué son las máscaras?

Las mascaras son nuestro YO adaptado al entorno. Muchos os reconoceréis siendo de una determinada manera en el entorno laboral, de otra diferente con la familia, con las diferentes parejas a lo largo de la vida o los amigos. O quizá no tanto en entornos como en situaciones. Utilizar la frivolidad en momentos de máxima vulnerabilidad para no sentirte tan expuesto o aparentar ser sociable y simpático a pesar de ser introvertido y de naturaleza tímida son ejemplos de comportamiento adaptado.

Por supuesto, las máscaras son creadas desde el Ego. Son los personajes que has creado impulsado por las creencias limitantes más profundas de tu psique. Esto no es bueno ni malo, como todo en la vida depende del uso que le des, la consciencia que pongas en ello y desde qué lugar lo hagas. Lo que sí quiero dejar claro, una vez más, es que el Ego no es el enemigo y este es un claro ejemplo de cómo podemos usarlo a nuestro favor.

¿Cuál es la diferencia entre máscaras y Ego?

Aunque muchas veces se dice que el Ego es el Yo mental (yo no estoy tan de acuerdo), no debemos confundirlo con las máscaras aunque estén relacionados entre sí. Como ya he mencionado en anteriores post, el Ego es esa vocecilla que evalúa y enjuicia y por tanto distorsiona nuestra percepción de la realidad. Sin embargo, las máscaras son esas personalidades ficticias listas para ser representadas bajo el yugo de las interpretaciones que realiza tu Ego y cuya base es siempre el miedo. Es decir, están creadas para mantenerte en una falsa seguridad.

Ahora bien, el problema aparece en el momento que ni siquiera tú eres capaz de diferenciar qué es máscara y qué no.

Cuando trabajo en procesos de autoconocimiento y pregunto ¿quién eres?, la inercia es responder aquello que nos clasifica socialmente. Cuando insisto en la pregunta, es cuando surge el maravilloso momento que yo llamo “stop cognitivo”. La mayoría de las personas reaccionan como si les hubiera hecho la pregunta más compleja de su vida. Insistiendo en el tema reformulo,” ¿quién eres tú en esencia?”.

Tu esencia

La esencia es lo que queda cuando las máscaras han desaparecido. Cuando estás a solas y nada hay que representar, ocultar o proteger porque no hay miedos ni juicios. Es lo que queda cuando el cuerpo mental y emocional no tienen nada que añadir. En realidad tiene muchos nombres; Alma, Consciencia, Espíritu, La fuente…Es algo intangible pero lo es absolutamente todo.

Es importante poder identificar las máscaras para poder volver a nuestra esencia, de lo contrario sería cómo no saber volver a casa y pasarnos la vida de hotel en hotel; por muy cómodo y confortable que estos pudieran ser siempre nos sentiríamos desarraigados.

¿Qué sucede cuando nos desconectamos de nuestra esencia?

Cuando nos desconectamos de nosotros mismos básicamente entramos en incoherencia. Es decir, es imposible estar alineados en lo que hacemos, pensamos y sentimos si no sabemos quiénes somos realmente.

A veces no es sencillo definir quién eres si no te lo habías cuestionado hasta el momento. Pero quizá sí puedas identificarlo con más facilidad si vamos quitando las máscaras de una en una.

Para ello mi consejo es que analices lo siguiente:
  • Cuáles son tus “tengo que” y “debe ser”. Creencias de cómo deberías ser y/o comportarte por lo socialmente preestablecido o bien por tu entorno más cercano o cultural.
  • Entornos de hostilidad. Grupos sociales (trabajo, parejas, amigos, familia…) en los que sientas que no puedes ser tu mismo ni obrar de manera natural.
  • Momentos de vulnerabilidad en los que sientes miedo a ser dañado y eso te impide expresarte con sinceridad.
Conclusión:

Las máscaras pueden ser una estupenda herramienta para proteger tus emociones en momentos determinados, pero debes tener en cuenta que es necesario dejar espacio para la vulnerabilidad, pues es ahí donde encontrarás tus sombras y la oportunidad para afrontarlas y crecer.

“Cuando hay una tormenta, los pajaritos se esconden, pero las águilas vuelan más alto.” — Mahatma Gandhi

Atrévete poco a poco a desnudarte y dejar que te vean tal cual eres, pues ahí se encuentra la verdadera belleza del ser humano y podrás sentir de nuevo el calor del hogar.

 

6 PASOS PARA IDENTIFICAR CUALQUIER MIEDO

miedo y felicidad
Creo que todos estamos de acuerdo en que amar implica cierto riesgo a ser lastimado. El amor es apertura y expansión. Sin embargo, el miedo puede llegar a impedir que aceptemos ese riesgo. No solo hablo de amor de pareja; por miedo existe el racismo, la homofobia o conceptos similares, ya que el rechazo a lo diferente es la cara visible al miedo a lo diferente.

 El miedo nos niega la posibilidad de amar de una manera universal.

Si el miedo es lo opuesto al amor, el único camino hacia él es superar cada día aquello que nos aterroriza. Seguro puedes reconocerlo porque es ese tipo de miedo que te paraliza, ¡sí! ese que llevas demasiado tiempo haciendo como si no existiera.

Ser vistos sin nuestras máscaras, es uno de los miedos más comunes, pues significa mostrar todo aquello que no nos gusta de nosotros mismos. Miedo a no cumplir expectativas (las nuestras y las de los demás). Miedo al juicio, a la soledad, a la carencia afectiva y económica. Miedo a la enfermedad. Miedo a la culpa.

También existe el miedo al cambio y a la propia evolución personal, pues significa enfrentarnos a situaciones desconocidas y lo que es peor aún, a partes de nosotros mismos que no queríamos ver, aceptar ni reconocer. Esto se siente como si los sólidos cimientos de nuestra existencia se tambalearan, incluso cayeran. Tan necesario, por otra parte, para nuestro crecimiento como individuos y como sociedad.

¿Sabéis qué hacemos para tapar esos miedos?

Vendernos. Nos vendemos a un falso amor por migajas de atención. Vendemos nuestra sexualidad a cambio de “placer egoico”. Vendemos nuestras pasiones por un estatus socioeconómico. Y lo que es peor aún, vendemos quiénes somos realmente a cambio de no ser juzgados, rechazados o abandonados.

Si el miedo es lo opuesto al amor, y no hablo de amor romántico, sino de amor verdadero , este nunca será alcanzado hasta identificar cada uno de los miedos que habitan en nosotros y sacarlos a la luz, uno a uno, como si de capas de cebolla se tratara.

Si todo esto resuena en ti, tengo que decirte dos cosas. La primera es una buena noticia; empiezas a cuestionarte el por qué y para qué la vida y con ello tus creencias y patrones de comportamiento. Tu nivel de consciencia está aumentando. La segunda es que comienzas un camino donde tendrás que poner a funcionar todas las herramientas que tengas; de ellas depende un viaje apasionante lleno de descubrimientos sobre ti mismo o una ardua y agotadora batalla entre tus luces y sombras. En cualquier caso, si has llegado hasta aquí ya no hay vuelta atrás. Uno puede aumentar su consciencia pero no disminuirla.

Lo cierto es que puedes negarte a trabajar en tu desarrollo personal y en las carencias que irás detectando a medida que tu consciencia te lo muestre, pero te impedirá crecer como persona y alcanzar plenitud. Sin embargo, serás muy consciente de que tú, y solo tú, eres tu gran obstáculo.

Llegado este punto y si decides apostar por enfrentarte a tus miedos, quiero contarte cuál fue mi propio proceso. En principio el orden es importante aunque con el tiempo y la práctica los realizarás casi sin darte cuenta y de manera aleatoria.

¿Cómo identificar y trabajar cualquier miedo?

  1. Busca momentos de introspección, silencio y/o meditación. Pasar tiempo a solas es de vital importancia para sacar a la luz aquello de lo que aún no eres consciente.
  2. Escucha tu cuerpo. Presta atención a los marcadores somáticos; reacciones físicas que se producen como respuesta a ciertas emociones. Presión en el pecho, sudoración o pinchazos en el estomago son indicadores de que ciertas situaciones te producen temor o rechazo.
  3. Identifica y pon nombre a aquello que sientes. Será mucho más fácil contrarrestarlo y cambiar las creencias que lo producen. Recuerda que el sufrimiento no lo genera una situación en sí, sino la interpretación que tú le das. Es importante aceptar la emoción como parte de ti e integrarla, resistirte a ella solo le dará más fuerza.
  4. Aprende a discernir entre tu YO real y tu EGO. Entendiéndose Ego como un conjunto de funciones psíquicas que involucran cierta evaluación de la realidad y no la realidad en sí. En caso de duda realiza siempre la misma pregunta ¿existe juicio? Si la respuesta es sí puedes dar por hecho que es un pensamiento del ego.
  5. Revisa tu historia. Busca relación entre sucesos significativos que hayas vivido o que hayan tenido una intensa carga emocional para ti. Por ejemplo; diferentes relaciones de pareja que hayas tenido, amistades que se rompieron o metas que te pusiste y dejaste a mitad de camino. Si las analizas entre sí, encontrarás motivadores o desencadenantes comunes.
  6. Intención. Poner intención es poner esencia a la acción. Cuando ponemos atención en algo le otorgamos energía, que no es lo que deseamos con los miedos, pero cuando ponemos intención transformamos la energía de la información en otra diferente y podemos iniciar el cambio y la superación.